Facebook Twitter Google + YouTube  Argentina   Argentina 
Editorial SAN PABLO
 
Vida Pastoral

Experiencias

Las trayectorias vitales en el contexto de la lucha por la tenencia de la tierra


Autor: María Alejandra Leguizamón


El tiempo que he vivido en la zona rural de Santiago del Estero me ha permitido acercarme al ritmo de vida de las comunidades campesinas, sobre todo a la lucha por la tenencia de sus tierras.

¿Qué son las trayectorias vitales? ¿Qué es la lucha por la tenencia de la tierra? Este concepto se refiere a la modificación, a lo largo del tiempo, de una determinada experiencia social y eclesial organizada, abarcando diferentes dimensiones de las prácticas grupales dirigidas al logro de metas –predeterminadas o no–, resultados y productos, a partir de su interacción con otras organizaciones y con el Estado, en función de un contexto de oportunidades, de políticas, programas y proyectos económicos y sociales, de transacciones económicas y de acceso a tecnologías, de disponibilidad de recursos naturales y de restricciones ambientales.

Las familias campesinas tienen incorporado en el modo de ser y estar el sentido de la “lucha” que se traduce en la resistencia pasiva reforzando los rituales aprendidos de generación en generación. Las historias de vida recogidas tienen las mismas características:
• práctica de posesión de parte de los/as campesinos/as; • luego aparece el conflicto por los “supuestos” dueños del lugar y la agresión/avasallamiento desproporcionados; • la familia campesina da a conocer el conflicto a la comunidad; • se realizan acciones concretas y no violentas reforzando los rituales conocidos; • el resultado puede ser inmediato o también puede llevar un tiempo prolongado.

La dinámica que se imprime en cada conflicto es planteada como aspecto de una lucha que sienta un precedente importante para cada comunidad campesina.

El abordaje metodológico tiene un cruce con la etnografía, camino de la antropología cultural que consiste en la recolección de datos en el terreno, teniendo como informantes a los integrantes de una comunidad dada, datos que consisten en la descripción densa y detallada de sus costumbres, mitos, creencias, genealogías, etcétera.

En primer lugar, la ubicación temática tiene un hilo conductor y corresponde a las trayectorias vitales; significa que el foco de interpretación de la realidad campesina va a estar dado desde dos miradas parciales pero significativas en la organización campesina tanto social como eclesial en el departamento Guasayán en Santiago del Estero.

En segundo lugar, la lectura de las historias de vida leídas en el contexto de la lucha por la tenencia de la tierra es el otro eje vertebrador de esta investigación; fundamento la necesidad del cruce hermenéutico en la lectura teológica y antropológica de las historias de vida. Desde este punto desarrollo el trabajo de campo realizado para recoger y formular las historias de vida de Nelly Véliz e Hilario Ledesma.

Por último, propongo una lectura teológico-pastoral para acercarnos a comprender mejor el sentido que tiene la lucha por la tenencia de la tierra desde las “pequeñas historias” o micro-historias de las familias campesinas.

Las historias de vida en el contexto de la lucha por la tenencia de la tierra
La mirada de Nelly

La inserción eclesial unida a la lucha por la tenencia de la tierra tiene un claro ejemplo en el relato que Nelly describe porque gracias a estar convocados en comunidad, aunque fueran pocos, el problema era de todos. Los signos celebrativos en la Navidad y con los bautismos confirman un modo de resistencia pasiva frente a la invasión y avasallamiento de sus tierras.

“Comienza a ser una preocupación cuando en el año ‘90 aparece un remate, más que nada de La Breíta hasta el lado de la escuela de unas 4700 hectáreas; justo se da el acompañamiento de la gente del BEPE [organización no-gubernamental “Bienaventurados los Pobres”], allá en El Cerro; ahí se estaba reuniendo el BEPE con el padre Marcelo Trejo que andaba por esa época. La Marcela mía ya estaba para terminar séptimo grado, haciendo la Primera Comunión, ya queríamos que empiece la, secundaria, allí comienza la problemática de la tierra yo me voy a la ciudad con ella para acompañarla allá, no queríamos dejarla en ningún lado... Allí comienza el problema y se organizan las comunidades, allí se quedan tranquilos diciendo que no va a pasar nada, vino el remate y el gobierno de Juárez levante el remate y acalla todo y toda la gente se vuelve a quedar tranquila como diciendo no nos van a sacar, no nos van a hacer nada, hemos vivido 100 años, no nos van a sacar, es lo que hoy están diciendo, lo mismo también, hemos vivido 100 años, no nos van sacar podemos seguir viviendo otros 100. Yo la verdad que eso no lo creo ni lo he creído nunca, nada más que era tanto el poder de Juárez que él paraba un remate, paraba esto, digitaba la vida de la gente, la gente creía, acá en Guampacha, un lugar muy justicialista, muy juarista digamos, si hablamos de justicialismo no es eso el justicialismo hablemos de juarista, la gente era muy juarista. Juárez desde la Casa de Gobierno digitaba la vida de todos, la gente no quería entrar en esto, porque en aquel tiempo empieza la Mesa de Tierra y el Movimiento Campesino por allá por Los Juríes, pero la gente es como que no quisiera integrar, empezamos con trámites en colonización, en audiencia con él, el hacer trámites escritos por todos lados, pedido de audiencia con diputados, pedido en colonización, llámese al organismo que sea de gobierno... Todo tenemos registrado, expediente por expediente desde los años... Empezamos en los años ‘90 que empezó el primer remate, donde comenzamos con todos los pedidos; allí tenemos todas las fotocopias. Nunca hizo nada el gobierno, nunca trató de regularizar la situación de la gente en Santiago del Estero; esto no fue sólo en Guampacha sino de mucha gente...”

Nelly conoce la causa por la que lucha y pone en juego todos sus conocimientos adquiridos a través de la comunidad como de la recibida en otras instancias brindadas por distintas organizaciones no-gubernamentales que trabajaron y trabajan en la zona.

Las características que cobra el trayecto vital de Nelly está muy unido a sus prácticas cotidianas a lo largo del tiempo y la significatividad del resultado, por eso es que cada una de las acciones del presente, como líder de un movimiento, tiene sus raíces más profundas en su pertenencia a este lugar concreto y real: el campo.

“Yo creo que cuando uno nace y vive en el campo y conoce la situación ésta y que ha llegado a vivir tantos años en el campo sin tener estos problemas que hoy tenemos de tierra, que cada campesino hasta el último rincón de Santiago del Estero se sienta que debe defender, pensando que toda la vida uno no va a estar, que ellos vayan preparándose para que puedan defender sus derechos desde ese rinconcito en que han nacido y decirle a los poderosos que no tienen la remota idea de irse del lugar, qué mejor que prepararlos hoy que sientan esto como yo lo siento, porque uno el campo lo siente como que es lo fundamental para vivir libremente. No es lo mismo de tener todas las comodidades que tenemos en la ciudad de tener todo cerca; la gente en el campo se siente más libre, en ese sentido más cómoda, sobretodo la familia campesina que tienen hasta 10 hijos, creo que es más fácil que vivan en el campo a que se los traiga a vivir en la ciudad a amontonarlos a las orillas de los barrios de Santiago… Eso sería destruirle la vida no sólo a él sino también a toda su familia..., que no pasa sólo en Santiago del Estero sino también en las otras provincias que pasa más o menos parecido.”

La mirada de Nelly sobre la situación de las familias campesinas desarraigadas de sus tierras, tiene la aridez que muchas veces muestra el monte santiagueño; el modo de vida en la ciudad implica promiscuidad y pérdida vital del espacio.

“Es como el campesino que ha vivido toda su vida en el campo y que hoy tiene setenta años y querer llevarlo a la ciudad es como matarlo, es llevarle todas las ilusiones de vivir en ese lugar donde ha nacido y de tener sus comodidades en su casa, todo lo poco que ha criado y que tienen para sobrevivir allá, máximo sino tiene un sueldo con qué mantenerse...”

El panorama de las familias campesinas en la ciudad es uno de los aspectos importante a tener en cuenta cuando se plantea la venta de las tierras; porque no sólo se los saca de ámbito conocido y se trasladan a un lugar desconocido sino también que se vuelve hostil cuando hay otros códigos a los que estaban acostumbrados a manejar.

Las acciones pastorales de Nelly tienen siempre el escenario de la lucha por la tenencia de la tierra, se ve como providencial conseguir que el juez diera el primer paso de “posesión perfecta” de la tierra para cumplir las promesas que se cumplen con el bautismo de los hijos.

Las expresiones de fe son otro núcleo temático significativo en la vida de Nelly
“No, ya San Francisco estaba, al formarse comunidad. Todos los años se le hacía la novena, se hacía rezar con la vieja costumbre en la casa de la señora donde era la dueña de San Francisco... se piensa en hacer una capillita cuando esta señora me dice que ella no iba a poder seguir. Esa noche se lo velaba, se hacía café para la noche... se comienza a hacer la capillita; antes la misa se hacía ahí nomás en la casa.”

La religiosidad cristiana católica en la zona de Guasayán y Choya tiene una fuerte referencia a la imagen del santo patrono; las imágenes son cuidadas y veneradas por las comunidades del lugar.
“La gente es mucho de hacer promesas..., la gente tenía la fe que curaba enfermos. No sé si usted se fijó que hay unos bracitos, unas piernitas... y todas esas cositas que la gente es muy devota; la gente creía que San Francisco le hacía los milagros de curarla: eso fue lo primero y principal que nos invitó a formar la comunidad.” En este sentido percibimos un aporte importante de la evangelización en la religiosidad popular.

“La riqueza simbólica de los gestos, de la presencia del cuerpo en la danza y en la oración, así como las expresiones de afecto y de espiritualidad en torno de la imagen, lo material preparado y compartido, y no sólo el contenido intelectual, intervienen en la inculturación de la fe. Esto desafía a la pastoral y a la teología a ser más simbólica, a valorar más lo festivo, a aproximarse a la ‘otra lógica’ de la sabiduría popular.” (G. ZENGARINI, El “Señorcito de los Milagros”. Un aporte de la religiosidad popular a la reflexión misionológica, Santiago del Estero 2006, 124).

La vida cotidiana de Nelly es prototípica de todas las mujeres campesinas, “Sí es atender la radio base, lavar, cocinar, limpiar, y atender a los vecinos, son momentos en que uno tiene que estar; si uno se enferma, uno tiene que conseguir un tiempo para todos y de tener un tiempo cuando alguien nos necesita o de preguntarle algo, o alguna cosa, es estar ahí para todo. A lo mejor al estar muy lejos de mi familia, siempre nosotros decimos que cuando atendemos a alguien donde vivimos a lo mejor otro lo hace por un hermano que en algún momento está triste, que es darle una mano y que nosotros le damos en el lugar donde vivimos; siempre pensamos así, quizás otros lo están haciendo por nuestros hermanos de sangre que están en otro lugar.”

El sentido de comunión desde las vivencias cotidianas fundamenta su vida de fe. El consuelo a los que están cerca implica un canal de gracia para los que están lejos.

El lugar de referencia para la comunidad es el lugar de resistencia en la lucha por la tenencia de sus tierras. Nelly y su comunidad de base continúan con la lucha pacífica utilizando todas la mediaciones que han podido aprender en las distintas instancias de capacitación.

“Quiero decirle a toda la gente que le pueda llegar esto, que nunca se desanimen, que piensen que en cada lugar de la Argentina hay alguien que está dispuesto a acompañarlos y que no saben cómo organizarse y que podemos darles una mano todos los compañeros de todos los que nos llamamos movimientos campesinos, que somos campesinos, nacidos y que venimos de una tierra en que vivimos y la sentimos nuestra, sentimos que no debemos negociar con nadie...”   La mirada de Hilario

La unidad simbólica que encontramos en el imaginario campesino es a través del relato que expresa a la posesión de la tierra como un modo de ser protegido y la que da alimento y trabajo para vivir.
“...uno siempre ha vivido cuidando la tierra porque uno siempre anhelaba de allí, sacaba para susistir, el maíz para los chanchos, para criar gallinas, los pavos, patos y darle a los animales grandes, para darles a los burros, caballos. Siempre el trabajo en el campo ha sido para mejorar la calidad de vida de uno.”

La descripción de los beneficios que se obtienen desde la organización comunitaria es verificable por las prácticas y por las convicciones que genera.

“Porque así nadie nos va a avasallar con palabras, con papeles, con dichos, que vengan a disponer de las riquezas que tenemos nosotros en Villa Guasayán. Riqueza para mí; quizás para otro no sea riqueza para mi sí y para muchos guasayaneros es una riqueza tener aquí dónde vivir dignamente como campesino.”

La convicción sobre el lugar de pertenencia y la referencia a la posesión de la tierra son dos claves de lectura transversal para la comprensión del imaginario campesino.

“... o va a ver más enseguida que uno tiene razón el campesino sobre el tema tierra porque uno cada día más, tiene más conocimiento de que la tierra es de quien la trabaja, porque esa es la ley y no que tengan miles de hectárea de tierra y no la trabajen y no le sacan producción a la tierra. Trabajar la tierra es lo mejor que hay en la vida, que producen todas las cosas sanas para gente de la ciudad y para la gente del campo. Si no fuese del campesino la ciudad no viviría.”

Las amenazas que reciben las familias campesinas por la quita de sus tierras no sólo es una intimidación por el espacio físico sino que impacta en su modo de vida y permanencia en el lugar.

“... en el tema de tierra nunca me voy a olvidar qué me pasa a mí que no le pase a nadie, porque es muy triste que le saquen lo que es de uno, no le pertenece a otro; ese ha sido siempre mi anhelo...”

La alianza que se celebra en cada lucha la comprendemos por que rescata la idea de la dignidad humana, por eso considero genuina todas las mediaciones que las organizaciones campesinas utilizan, de manera pacífica, para resistir al avasallamiento que sufren permanentemente en la posesión de sus tierras.

Cruce de lectura teológico-antropológico-pastoral

Los nudos temáticos que pude analizar tienen una densa significación que concentran la comprensión del mundo campesino. Nacer-crecer-familia primaria: “yo he nacido aquí… por eso conozco cómo se vive” ha expresado Nelly en la entrevista; los modos vinculantes de relacionarse en la familias campesinas tienen una impronta que da pertenencia e identidad puesto que las prácticas cotidianas de costumbres conforman un modo diferente de ser y estar en el paisaje campesino.

Movilidad e itinerancia: la búsqueda de trabajo es una característica constante en el mundo campesino. La apropiación de la zona donde viven no sólo se circunscribe a la casa-rancho sino que forma parte de su movilidad el conocimiento del monte, entendiendo un primer movimiento. El trabajo en los obrajes tiene también la movilidad “obligada” puesto que la “quema del carbón” va rotando en el monte, se entiende en este caso como el segundo movimiento. El tercer movimiento es el desplazamiento fuera del campo, en este caso la ciudad; cuando el campo no ofrece la salida económica necesaria para sobrevivir, el desplazamiento a la ciudad es inevitable, ya lo expresaba Nelly sobre el “costo” del desarraigo. El desplazamiento no es porque la tierra no dé frutos sino por la falta de políticas que favorezcan la permanencia en el campo, la falta de inversión económica para la producción y comercialización de los productos de las familias campesinas. Como decía Nelly, “.... es como el campesino que ha vivido toda su vida en el campo […] y querer llevarlo a la ciudad es como matarlo”.

El trabajo en el campo: el ritmo que imprime en las familias campesinas el ciclo de la naturaleza indica los tiempos para el trabajo en la tierra. Reconocer la dimensión vinculante de la tierra con quien vive, trabaja y saca los frutos de ella es comprender el modo de transformar el entorno donde se vive para vivir más y con dignidad.

Entramado en el conocimiento del lugar de vida (ciclos de la tierra unidos a las posibilidades de fecundidad de la tierra): los saberes trasmitidos oralmente son los que sostienen las prácticas cotidianas, por eso este núcleo temático tiene relación al anterior puesto que “los conocimientos de la tierra” y el trabajo campesino están íntimamente relacionados.

Inserción eclesial: el proceso de la formación de las comunidades organizadas están vinculadas a las visitas misioneras, que en un primer momento fueron durante los meses del verano; después se dio continuidad con una propuesta de capacitación en principio catequística y bíblica, luego en otros órdenes de necesidades para mejorar la producción en el trabajo campesino.

Lucha por la tenencia de la tierra: el sentido de la lucha para las familias campesinas tiene un marco de referencia de resistencia ante las agresiones que han sufrido y sufren en torno a la quita de la tierra que les pertenece por generaciones. La lucha no sólo han tenido que enfrentarla físicamente sino a través de la capacitación que han recibido en relación con sus derechos y obligaciones como poseedores perfectos de sus tierras.

Liderazgo: las características del liderazgo ejercido por Hilario y por Nelly son distintos. Los elementos que constituyen la representación en ambas historias de vida son distintas. Por un lado Hilario pudo liderar el conflicto por sus tierras amenazadas asumiendo el protagonismo en el diálogo y la protesta; de esta manera, otras familias pudieron sumarse a su reclamo porque padecían el mismo problema. En cambio, en el caso de Nelly su liderazgo trascendió los límites de su comunidad de vida, hoy representa a unas 5000 familias campesinas nucleadas en el MOCASE (Movimiento campesino de Santiago el Estero). El modo de trabajo, de reflexión y animación del espacio construido desde las prácticas propias de las familias campesinas que ha asumido Nelly indica la continuidad comenzada por Zenón Ledesma “El Chuca”, primer presidente del MOCASE: “... venimos cargados de expectativas, quienes participamos en el [Primer] Congreso [del MOCASE, en l998] es para sacar a la luz todos los problemas, tratar de poner una posible solución. Sabemos que en el país están en la misma situación, el tema productivo, salud y educación todo sigue igual... nosotros entendemos, quienes tienen la responsabilidad de atender los problemas no lo hacen; que alguna vez lo comiencen a hacer... El gobierno solo no lo va a poder hacer y nosotros solos tampoco, tenemos que hacer un esfuerzo compartido para que las soluciones lleguen”.
Los siete núcleos significativos recogidos de las dos historias de vidas planteadas corresponden a una lectura interpretativa que ayuda a verificar que desde las micro-historias se puede leer e interpretar la gran historia de la lucha campesina por la tenencia de la tierra.

COMENTARIOS

Vida Pastoral



Anteriores

Tapa revista


 
Contacto
Riobamba 230 - C1025ABF
Buenos Aires.
Tel. (011) 5555-2400/2401
Fax (011) 5555-2425
Email: contacto@sanpablo.com.ar

×