Facebook Twitter Google + YouTube  Argentina   Argentina 
Editorial SAN PABLO
 
Sinopsis

 

Santos Argentinos
Autor: Benito Spoletini, ssp
Sacerdote de la Sociedad de San Pablo
domingos@arnetbiz.com.ar

Hace unas tres semanas, en Buenos Aires, se abrió solemnemente la causa de beatificación de Enrique Shaw (1921-1962), con la presencia de mucha gente: familiares, empresarios, hombres de cultura, gente sencilla del pueblo de Dios. Los medios de comunicación Social dieron una buena cobertura al evento; y muchos se preguntaron: ŋQuién era Enrique? ŋCómo un empresario "santo", si había sido casado?, ŋQué  había hecho para que la Iglesia comenzara ese proceso que lo llevará a los altares? Muchas preguntas y muchas respuestas no siempre adecuadas a la mentalidad reinante.

Son muchísimos, en efectos, los que siguen pensando que "los santos nacen … Ąsantos!", que son de otra época, que son "bichos raros".  Son siempre muchos los que los sienten como productores de milagros, a los que hay que pedirles hasta que nos escuchen, porque, no creemos en los milagros, pero que los hay, los hay. Y para persuadirnos allí está san Cayetano, santa Gema y el infaltable, hoy muy de moda, san Expedito y tantos otros… los santos "milagreros".

El caso de Enrique Shaw, sin embargo, es serio: se trata de un hombre de nuestro tiempo, de brillante carrera, felizmente casado, nueve hijos, director de una fábrica exitosa, amigo de sus obreros, consejero de varias empresas, hombre de Acción Católica, amante de la vida, encarcelado por su acción social cristiana… Un hombre que, al convertirse, a los veinte aņos, se puso una meta muy alta y exigente: Quiero ser santo, no como sea, sino con la "S" mayúscula.

Estos pensamientos me acompaņan al reseņar el volumen del padre Contardo Miglioranza "Santos Argentinos". En sus páginas resume la vida de 37 personas – hombres y mujeres argentinos – nacidos en esta tierra o adoptados por ella – y que van camino de la santidad oficial. Es decir, persona que la Iglesia se prepara a reconocer como válidos intercesores ante Dios y merecedores de ser propuestos al pueblo cristiano como testigos de Cristo y modelos de vida.

Desfilan en estas páginas muchas religiosas, fundadoras de congregaciones e institutos que prolongan sus carismas educacionales y asistenciales, a favor de la gente hasta hoy; y hasta una niņa, apenas adolescente, como Laura Vicuņa, cuyo encanto sigue fascinando a tanta juventud. Destacamos entre ellas, a la Hermana Tránsito Cabanillas, beatificada por el papa Juan Pablo II, en 2002, "la santa de la canastilla".

Entre los varones se recuerdan a sacerdotes, obispos, religiosos y  laicos. Subrayamos a algunos que ya son parte del imaginario colectivo argentino como el Cura Brochero, con su inmensa obra evangelizadora en condiciones desesperadas; Ceferino Namuncurá, el santo de la toldería; el ingeniero Isidoro Zorzano, que en plena guerra civil espaņola, tanto ayudó a san José María Escrivá, en la fundación del Opus Dei, en la Madrid republicana; el laico salesiano Artémides Zatti, el pariente de todos los pobres en la Patagonia; y la figura del primerísimo santo argentino, mártir en la revolución de Asturias, san Héctor Valdivielso. Nos salen al encuentro figuras seņeras como el santo obispo de Córdoba, Mamerto Esquiú; directores espirituales, como por ejemplo, padre Luis María Etcheverry Boneo, fundador del Instituto de las Servidoras; y hombres de Dios de la talla del p. José León Torres, fundador de las Hermanas Mercedarías del Niņo Jesús… Y hasta damos con "santos" salidos de las filas diplomáticas como Mons. José Canovai, auditor de la Nunciatura Apostólica en Buenos Aires que vivió, edificando a las personas que Dios les hizo encontrar en su ministerio…

Esto y mucho más se encuentra en estas páginas y salimos de su lectura con otro concepto de la santidad y otra visión de los santos: han sido y son hombres y mujeres de carne y huesos, pero que tomaron en serio su vida, el Evangelio de Jesús, el amor al prójimo y esos valores los vivieron intensamente. Por eso hago mías las palabras del cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, en el prólogo del libro: "Es mi vivo anhelo que la presente recopilación no sólo sirva para conocer la vida y la obra de los que recorrieron el camino de la santidad en la Iglesia, en esta parte de América, sino que además, estimule a los lectores a la práctica de la caridad y de las virtudes que coronaron la vida de estos hermanos nuestros".

El libro del padre Miglioranza es un gran estímulo a todo eso: a conocer más sobre los santos y, quizás, a orientar mejor nuestra vida a la luz de tantos y tan excelentes testigo del Evangelio.

 



COMENTARIOS

Revista Online



Anteriores
Ediciones

Ir a la Última edición

Humor

 
Contacto
Riobamba 230 - C1025ABF
Buenos Aires.
Tel. (011) 5555-2400/2401
Fax (011) 5555-2425
Email: contacto@sanpablo.com.ar

×