Facebook Twitter Google + YouTube  Argentina   Argentina 
Editorial SAN PABLO
 
La liturgia cotidiana

La liturgia cotidiana
La Liturgia Cotidiana es una revista mensual que contiene todo lo que la Iglesia conmemora y vive en la Eucaristía: calendario litúrgico, las oraciones de la misa, las lecturas litúrgicas, reflexiones de los textos bíblicos y explicaciones de las fiestas, solemnidades y memorias que se celebran cada día.
Sábado 25/04
Domingo 26/04
Lunes 27/04
Martes 28/04
Miércoles 29/04
Jueves 30/04
Sábado 25 de Abril de 2015


San Marcos, evangelista

Fiesta. Rojo

Su nombre completo era Juan Marcos. Su madre era integrante de la comunidad de Jerusalén, y su casa era el lugar de reunión de los primeros cristianos (cf. Hech 12, 12). Juan Marcos fue evangelizador, primero con Pablo, a quien acompañó en su primer viaje, y luego junto a Pedro. Algunos datos permiten ubicarlo en la comunidad de Roma durante la persecución.

Antífona de entrada          Mc 16, 15

Vayan por todo el mundo, anuncien el Evangelio a toda la creación. Aleluya.

Oración colecta     

Dios nuestro, que enalteciste al evangelista san Marcos con la misión de anunciar la buena noticia de la salvación, concédenos recibir de tal modo sus enseñanzas que sigamos fielmente las huellas de Cristo. Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Lectura        1Ped 5, 5b-14

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro.

Queridos hermanos: Que cada uno se revista de sentimientos de humildad para con los demás, porque Dios se opone a los orgullosos y da su ayuda a los humildes. Humíllense bajo la mano poderosa de Dios, para que él los eleve en el momento oportuno. Descarguen en él todas sus inquietudes, ya que él se ocupa de ustedes. Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar. Resístanle firmes en la fe, sabiendo que sus hermanos dispersos por el mundo padecen los mismos sufrimientos que ustedes. El Dios de toda gracia, que nos ha llamado a su gloria eterna en Cristo, después que hayan padecido un poco, los restablecerá y confirmará, los hará fuertes e inconmovibles. ¡A él sea la gloria y el poder eternamente! Amén. Les escribo estas palabras por medio de Silvano, a quien considero un hermano fiel, para exhortarlos y atestiguar que ésta es la verdadera gracia de Dios: Permanezcan adheridos a ella. La Iglesia de Babilonia, que ha sido elegida como ustedes, los saluda, lo mismo que mi hijo Marcos. Salúdense los unos a los otros con un beso de amor fraternal. Que descienda la paz sobre ustedes, los que están unidos a Cristo.

Palabra de Dios.

Comentario

Los cristianos resisten juntos la persecución. En el momento del dolor y del martirio, permanecer unidos es el modo de seguir testimoniando que el Resucitado está vivo en medio de su comunidad.


Salmo 88, 2-3. 6-7. 16-17

R. Cantaré eternamente tu amor, Señor.

Cantaré eternamente el amor del Señor, proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones. Porque tú has dicho: “Mi amor se mantendrá eternamente, mi fidelidad está afianzada en el cielo”. R.

El cielo celebre tus maravillas, Señor, y tu fidelidad en la asamblea de los santos, porque, ¿quién es comparable al Señor en las alturas? ¿Quién es como el Señor entre los hijos de Dios? R.

¡Feliz el pueblo que sabe aclamarte! Ellos caminarán a la luz de tu rostro; se alegrarán sin cesar en tu nombre, serán exaltados a causa de tu justicia. R.

Aleluya        1 Cor 1, 23. 24

Aleluya. Nosotros predicamos a un Cristo crucificado, fuerza y sabiduría de Dios. Aleluya.

Evangelio     Mc 16, 15-20

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos.

En aquel tiempo, Jesús se apareció a los once y les dijo: “Vayan por todo el mundo, anuncien el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará. El que no crea se condenará. Y estos prodigios acompañarán a los que crean: Arrojarán demonios en mi nombre y hablarán nuevas lenguas; podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán”. Después de decirles esto, el Señor Jesús fue llevado al cielo y está sentado a la derecha de Dios. Ellos fueron a predicar por todas partes, y el Señor los asistía y confirmaba su palabra con los milagros que la acompañaban.

Palabra del Señor.

Comentario

Jesús profetiza situaciones peligrosas: venenos, serpientes y demonios acecharán la fe. En todas esas situaciones, la victoria es de Jesucristo. Él nos ha prometido su presencia eficaz para que la Buena Noticia del Reino de Dios siga llegando a todos los rincones de la tierra con salud y salvación.

Oración sobre las ofrendas

Al celebrar la fiesta de san Marcos, te ofrecemos, Señor, este sacrificio de alabanza, y te suplicamos humildemente que tu Iglesia persevere siempre en la predicación del Evangelio. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión        Mt 28, 20

Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo, dice el Señor. Aleluya.

Oración después de la comunión

Dios todopoderoso, concédenos que el sacramento recibido nos santifique y nos fortalezca en la fe del Evangelio, que predicó san Marcos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Domingo 26 de Abril de 2015


4º de Pascua

Blanco



(Jornada mundial de oración por las vocaciones. Día del matrimonio).

Antífona de entrada          cf. Sal 32, 5-6

Toda la tierra está llena del amor del Señor, y su Palabra hizo el cielo. Aleluya.

Oración colecta     

Dios todopoderoso y eterno, condúcenos hacia los gozos celestiales, para que tu rebaño, a pesar de su debilidad, llegue a la gloria que le alcanzó la fortaleza de Jesucristo, su pastor. Que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

1ª Lectura    Hech 4, 8-12

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

En aquellos días: Pedro, lleno del Espíritu Santo, dijo: “Jefes del pueblo y ancianos, ya que hoy se nos pide cuenta del bien que hicimos a un enfermo y de cómo fue sanado, sepan ustedes y todo el pueblo de Israel: Este hombre está aquí sano delante de ustedes por el Nombre de nuestro Señor Jesucristo de Nazaret, al que ustedes crucificaron y Dios resucitó de entre lo muertos. Él es la piedra que ustedes, los constructores, han rechazado, y ha llegado a ser la piedra angular. Porque, en ningún otro existe la salvación, ni hay bajo el cielo otro Nombre dado a los hombres, por el cual podamos salvarnos”.

Palabra de Dios.

Comentario

Jesucristo es la piedra dejada de lado. En él cobra sentido toda la historia que Dios va construyendo con la humanidad. Los Apóstoles denuncian a sus jefes religiosos porque no han sabido reconocer quién es Jesús. Este es también un llamado para que reconozcamos el lugar que tiene Jesús en nuestra vida. No existe algo que pueda dar más solidez a nuestra vida que el nombre de Jesucristo.


Salmo 117, 1. 8-9. 21-23. 26. 28-29

R. Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor.

¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! Es mejor refugiarse en el Señor que fiarse de los hombres; es mejor refugiarse en el Señor que fiarse de los poderosos. R.

Yo te doy gracias porque me escuchaste y fuiste mi salvación. La piedra que desecharon los constructores es ahora la piedra angular. Esto ha sido hecho por el Señor y es admirable a nuestros ojos. R.

¡Bendito el que viene en nombre del Señor! Nosotros los bendecimos desde la Casa del Señor: Tú eres mi Dios, y yo te doy gracias; Dios mío, yo te glorifico. ¡Den gracias al Señor, porque es bueno, porque es eterno su amor! R.

2ª Lectura    1Jn 3, 1-2

Lectura de la primera carta de san Juan.

Queridos hermanos: ¡Miren cómo nos amó el Padre! Quiso que nos llamáramos hijos de Dios, y nosotros lo somos realmente. Si el mundo no nos reconoce, es porque no lo ha reconocido a él. Queridos míos, desde ahora somos hijos de Dios, y lo que seremos no se ha manifestado todavía. Sabemos que cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es.

Palabra de Dios.

Comentario

Cada palabra de esta Carta merece ser considerada en todo su valor. “Seremos semejantes a él”, significa que Dios no quiere negarnos nada de su ser, sino que quiere establecer con nosotros una comunión total. “Lo veremos tal cual es”, significa este conocimiento de Dios que ahora es imperfecto, será pleno, nuestra mente se iluminará y nuestro corazón se llenará de gozo.


Aleluya        Jn 10, 14

Aleluya. “Yo soy el buen Pastor: conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí”, dice el Señor. Aleluya.

Evangelio     Jn 10,11-18

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Jesús dijo: “Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por las ovejas. El asalariado, en cambio, que no es el pastor y al que no pertenecen las ovejas, cuando ve venir al lobo las abandona y huye, y el lobo las arrebata y las dispersa. Como es asalariado, no se preocupa por las ovejas. Yo soy el buen Pastor: Conozco a mis ovejas, y mis ovejas me conocen a mí –como el Padre me conoce a mí y yo conozco al Padre– y doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este corral y a las que debo también conducir: Ellas oirán mi voz, y así habrá un solo rebaño y un solo Pastor. El Padre me ama porque yo doy mi vida para recobrarla. Nadie me la quita, sino que la doy por mí mismo. Tengo el poder de darla y de recobrarla: Este es el mandato que recibí de mi Padre”.

Palabra del Señor.

Comentario

Jesús tiene un trato cercano y familiar con el Padre. Y del mismo modo y con el mismo estilo, mantiene el conocimiento y la relación con cada uno de nosotros, sus ovejas. ¿Qué podemos temer? Nuestro Pastor conoce todas nuestras necesidades y sabe de nuestra debilidad. Dejemos que nos cargue, dejemos que nos lleve al lugar del descanso donde nuestras fuerzas se reparan. Con él tendremos el gozo que tienen en su mutuo amor el Padre y el Hijo.

Oración sobre las ofrendas        

Señor Dios, por estos misterios pascuales concédenos ser constantes en la acción de gracias, para que la continua eficacia de tu obra redentora sea fuente de inagotable alegría. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión       

Resucitó el buen Pastor, que dio la vida por sus ovejas y se entregó a la muerte por su rebaño. Aleluya.

Oración después de la comunión

Te pedimos, Pastor bueno, que cuides con solicitud a tu rebaño, y conduzcas hacia las praderas eternas a las ovejas que redimiste con la preciosa sangre de tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

123
Lunes 27 de Abril de 2015


Santo Toribio de Mogrovejo, obispo
Patrono del Episcopado Latinoamericano. Fiesta. Blanco

Toribio nació en España. Fue obispo de la arquidiócesis de Lima desde el año 1589 hasta su muerte, en 1606. En aquellos años, la jurisdicción abarcaba prácticamente toda la América de habla hispana, desde Panamá hasta el Río de la Plata. Como pastor infatigable, recorrió a pie y a caballo su diócesis y aprendió los idiomas indígenas para llevar la Buena Noticia. Convocó numerosos sínodos y concilios para organizar la tarea evangelizadora, publicó catecismos, sermonarios y directivas para la confesión. Además fundó el primer seminario de formación para sacerdotes de América Latina. Por todo ello, es patrono de los obispos latinoamericanos.

Antífona      cf. Ez 34, 11. 23-24

Cuidaré de mis ovejas, dice el Señor, y suscitaré un pastor que las apaciente: Yo, el Señor, seré su Dios. Aleluya.

Oración colecta     

Dios nuestro, que has hecho crecer a tu Iglesia en América con la dedicación pastoral y el celo por la verdad del obispo santo Toribio, concede al pueblo a ti consagrado crecer constantemente en la fe y en la santidad. Por nuestro Señor Jesucristo...

Lectura        2Tim 1, 13-14; 2, 1-3

Lectura de la segunda carta de san Pablo a Timoteo.

Toma como norma las saludables lecciones de fe y de amor a Cristo Jesús que has escuchado de mí. Conserva lo que se te ha confiado, con la ayuda del Espíritu Santo, que habita en nosotros. Tú, que eres mi hijo, fortalécete con la gracia de Cristo Jesús. Lo que oíste de mí y está corroborado por numerosos testigos, confíalo a hombres responsables que sean capaces de enseñar a otros. Comparte mis fatigas, como buen soldado de Jesucristo.

Palabra de Dios.

Comentario

Escuchar y transmitir, en esto consiste la tradición. Así se conserva la fe, no de manera estática, sino como una corriente dinámica que comunica la Buena Noticia. Todos los integrantes de la Iglesia mantenemos vigente esta tradición, viviendo la fe en comunión con los pastores.


Salmo 95, 1-3. 7-8a. 10

R. ¡Anuncien las maravillas del Señor!

Canten al Señor un canto nuevo, cante al Señor toda la tierra; canten al Señor, bendigan su nombre. R.

Día tras día, proclamen su victoria. Anuncien su gloria entre las naciones, y sus maravillas entre los pueblos. R.

Aclamen al Señor, familias de los pueblos; aclamen la gloria y el poder del Señor. R.

Aclamen la gloria del nombre del Señor. Entren en sus atrios trayendo una ofrenda. R.

Digan entre las naciones: “¡El Señor reina! El mundo está firme y no vacilará. El Señor juzgará a los pueblos con rectitud”. R.

Aleluya        Lc 4, 18

Aleluya. El Señor me envió a evangelizar a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos. Aleluya.

Evangelio     Mt 9, 35-38

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias. Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: “La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para su cosecha”.

Palabra del Señor.

Comentario

La evangelización es una gran tarea que compromete a todos en la Iglesia. Ciertamente, hay mucho por hacer. ¡Cuántas personas que todavía no saben del amor de Dios en sus vidas! ¡Cuántos hay esperando una palabra que los guíe! Seamos nosotros obreros comprometidos en la evangelización.

Oración sobre las ofrendas        

Señor, mira con bondad las ofrendas que traemos a tu altar en la fiesta de santo Toribio, de manera que, alcanzándonos el perdón, glorifiquen tu nombre. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión        cf. Jn 15, 16

Dice el Señor: “No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto y ese fruto sea duradero”. Aleluya.

Oración después de la comunión

Renovados por tus sagrados misterios, te suplicamos humildemente, Señor, que, a ejemplo de santo Toribio, nos esforcemos en proclamar lo que él creyó y practicar lo que enseñó. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Martes 28 de Abril de 2015


Misa a elección:

Martes IV de Pascua. Blanco
San Pedro Chanel, presbítero y mártir. Memoria libre. Rojo
San Luis Grignion de Montfort, presbítero. 
Memoria libre. Blanco

Pedro era un sacerdote francés que ingresó en la Sociedad de María y viajó como misionero a la Polinesia. Allí evangelizó a las distintas tribus, pero no pudo evitar los conflictos y enfrentamientos que había entre estas y las distintas familias que se disputaban la jefatura. A causa de estas peleas, murió mártir en el año 1841. Es el patrono de las islas de los Mares del Sur y el primer mártir de Oceanía.

Antífona de entrada          Apoc 19, 7. 6

Alegrémonos, regocijémonos y demos gloria a Dios, porque el Señor, nuestro Dios, el Todopoderoso, ha establecido su reino. Aleluya.

Oración colecta     

Dios todopoderoso, concédenos que al celebrar el misterio de la resurrección del Señor, merezcamos recibir la alegría de nuestra redención. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

O bien:         de san Pedro Chanel

Dios nuestro, que para extender tu Iglesia coronaste a san Pedro Chanel con la gloria del martirio, concédenos que, en esta alegría pascual, la celebración de los misterios de la muerte y resurrección de Cristo nos haga testigos fieles de la vida nueva. Por nuestro Señor Jesucristo...

O bien:         de san Luis Grignión de Montfort

Señor Dios, que te dignaste conducir a san Luis María, presbítero, por el camino de la salvación y del amor de Cristo en compañía de María Santísima, concédenos, por su ejemplo, que meditando los misterios del amor divino, nos consagremos incansablemente a la edificación de tu Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo...

Lectura        Hech 11, 19-26

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Los que se habían dispersado durante la persecución que se desató a causa de Esteban, llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, y anunciaban la Palabra únicamente a los judíos. Sin embargo, había entre ellos algunos hombres originarios de Chipre y de Cirene que, al llegar a Antioquía, también anunciaron a los paganos la Buena Noticia del Señor Jesús. La mano del Señor los acompañaba y muchos creyeron y se convirtieron. Al enterarse de esto, la Iglesia de Jerusalén envió a Bernabé a Antioquía. Cuando llegó y vio la gracia que Dios les había concedido, él se alegró mucho y exhortaba a todos a permanecer fieles al Señor con un corazón firme. Bernabé era un hombre bondadoso, lleno del Espíritu Santo y de mucha fe. Y una gran multitud adhirió al Señor. Entonces partió hacia Tarso en busca de Saulo, y cuando lo encontró, lo llevó a Antioquía. Ambos vivieron todo un año en esa Iglesia y enseñaron a mucha gente. Y fue en Antioquía donde por primera vez los discípulos recibieron el nombre de “cristianos”.

Palabra de Dios.

Comentario

En Antioquía comienza a ocurrir algo nuevo: La Palabra de Dios sale de los límites de Israel y comienza a predicarse “a todas las naciones”. Como todo fenómeno nuevo, requiere meditación y discernimiento. Bernabé es un hombre de fe, por eso puede ver en esta novedad la voluntad de Dios, que siempre empuja a la Iglesia para que la Palabra llegue a cada persona allí donde está. No son algunas personas más dignas que otras para recibir la Palabra, ella viene a vivificar a todos los que la reciben.


Salmo 86, 1-7

R. ¡Alaben al Señor; todas las naciones!

¡Esta es la ciudad que fundó el Señor sobre las santas Montañas! Él ama las puertas de Sión más que a todas las moradas de Jacob. Cosas admirables se dicen de ti, Ciudad de Dios. R.

“Contaré a Egipto y a Babilonia entre aquellos que me conocen; filisteos, tirios y etíopes han nacido en ella”. Así se hablará de Sión: “Este, y también aquel, han nacido en ella, y el Altísimo en persona la ha fundado”. R.

Al registrar a los pueblos, el Señor escribirá: “Este ha nacido en ella”. Y todos cantarán, mientras danzan: “Todas mis fuentes de vida están en ti”. R.

Aleluya        Jn 10, 27

Aleluya. “Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen”, dice el Señor. Aleluya.

Evangelio     Jn 10, 22-30

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Se celebraba en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno, y Jesús se paseaba por el Templo, en el Pórtico de Salomón. Los judíos lo rodearon y le preguntaron: “¿Hasta cuándo nos tendrás en suspenso? Si eres el Mesías, dilo abiertamente”. Jesús les respondió: “Ya se lo dije, pero ustedes no lo creen. Las obras que hago en nombre de mi Padre dan testimonio de mí, pero ustedes no creen, porque no son de mis ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz, yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy Vida eterna: Ellas no perecerán jamás y nadie las arrebatará de mis manos. Mi Padre, que me las ha dado, es superior a todos y nadie puede arrebatar nada de las manos de mi Padre. El Padre y yo somos una sola cosa”.

Palabra del Señor.

Comentario

Jesús nos tiene entre sus manos. ¿Qué podemos temer? Permanezcamos fieles como ovejas de su rebaño. Escuchemos su voz, que nos comunica vida eterna para, de esta manera, ser como él, uno con Dios.

Oración sobre las ofrendas        

Señor Dios, por estos misterios pascuales concédenos ser constantes en la acción de gracias, para que la continua eficacia de tu obra redentora sea fuente de inagotable alegría. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión        cf. Lc 24, 46. 26

El Mesías debía sufrir y resucitar para entrar en su gloria. Aleluya.

Oración después de la comunión

Señor y Dios nuestro, escucha nuestras oraciones, para que la participación en los sacramentos de nuestra redención nos ayude en la vida presente y nos alcance las alegrías eternas. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Miércoles 29 de Abril de 2015


Santa Catalina de Siena, virgen y doctora de la Iglesia

Memoria obligatoria. Blanco


Día del animal

Catalina nació en Siena (Italia) el 25 de marzo de 1347. Ingresó a la tercera orden dominica a los 15 años. Desde su compromiso con la oración y la penitencia, creció en su unión con Dios. Se involucró con la Iglesia en un difícil momento, especialmente para la autoridad pontificia. Catalina no se acobardaba cuando veía necesario reprender incluso al Papa, en caso de que la fe o la praxis de la Iglesia estuvieran en peligro. Escribió más de 300 cartas y un Diálogo, donde reflejó su mística y su pensamiento. Por esto fue declarada Doctora de la Iglesia. Murió el 29 de abril de 1380.

Antífona de entrada         

Esta virgen sabia y prudente salió al encuentro de Cristo con la lámpara encendida. Aleluya.

Oración colecta     

Señor Dios nuestro, que otorgaste a santa Catalina de Siena un amor intenso para contemplar la pasión de tu Hijo y para servir a la Iglesia, concédenos, por su intercesión, que tu pueblo, unido al misterio de Cristo, se alegre siempre en la manifestación de su gloria. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Lectura        Hech 12, 24—13, 5

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

La Palabra de Dios se difundía incesantemente. Bernabé y Saulo, una vez cumplida su misión, volvieron de Jerusalén a Antioquía, llevando consigo a Juan, llamado Marcos. En la Iglesia de Antioquía había profetas y doctores, entre los cuales estaban Bernabé y Simeón, llamado el Negro, Lucio de Cirene, Manahén, amigo de infancia del tetrarca Herodes, y Saulo. Un día, mientras celebraban el culto del Señor y ayunaban, el Espíritu Santo les dijo: “Resérvenme a Saulo y a Bernabé para la obra a la cual los he llamado”. Ellos, después de haber ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron. Saulo y Bernabé, enviados por el Espíritu Santo, fueron a Seleucia y de allí se embarcaron para Chipre. Al llegar a Salamina anunciaron la Palabra de Dios en las sinagogas de los judíos, y Juan colaboraba con ellos.

Palabra de Dios.

Comentario

La comunidad de Antioquía se muestra aquí como una Iglesia “de avanzada”. Hasta ese momento, el anuncio a los no judíos se daba de manera ocasional, pero a partir de entonces se empezó a encarar decididamente una misión más allá de los ámbitos conocidos. Así nos impulsa el Espíritu Santo. Así la Palabra crece y se multiplica.


Salmo 66, 2-3. 5-6. 8

R. ¡Que todos los pueblos te den gracias, Señor!

El Señor tenga piedad y nos bendiga, haga brillar su rostro sobre nosotros, para que en la tierra se reconozca su dominio, y su victoria entre las naciones. R.

Que los pueblos te den gracias, Señor. Que canten de alegría las naciones, porque gobiernas a los pueblos con justicia y guías a las naciones de la tierra. R.

¡Que todos los pueblos te den gracias, Señor, que los pueblos te den gracias! Que Dios nos bendiga, y lo teman todos los confines de la tierra. R.

Aleluya        Jn 8, 12

Aleluya. “Yo soy la luz del mundo; el que me sigue tendrá la luz de la vida”, dice el Señor. Aleluya.

Evangelio     Jn 12, 44-50

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Jesús exclamó: “El que cree en mí, en realidad no cree en mí, sino en aquel que me envió. Y el que me ve, ve al que me envió. Yo soy la luz, y he venido al mundo para que todo el que crea en mí no permanezca en las tinieblas. Al que escucha mis palabras y no las cumple, yo no lo juzgo, porque no vine a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. El que me rechaza y no recibe mis palabras, ya tiene quien lo juzgue: La palabra que yo he anunciado es la que lo juzgará en el último día. Porque yo no hablé por mí mismo: El Padre que me ha enviado me ordenó lo que debía decir y anunciar; y yo sé que su mandato es Vida eterna. Las palabras que digo, las digo como el Padre me lo ordenó”.

Palabra del Señor.

Comentario

Prestemos atención a todos los verbos con que Jesús nos exhorta en este discurso: creer, ver, oír y recibir. Todo nuestro ser tiene que estar en apertura y disponibilidad para percibir la obra de Dios, que toca nuestra vida. Y así, escuchando y teniendo discernimiento sobre los signos, creeremos con fe sólida.

Oración sobre las ofrendas        

Recibe, Señor, este sacrificio de salvación que te ofrecemos en la conmemoración de santa Catalina, para que, instruidos por sus enseñanzas, podamos darte gracias con mayor fervor a ti, único Dios verdadero. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión        cf. 1 Jn 1, 7

Si caminamos en la luz, como Dios está en la luz, estamos en comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos purifica de todo pecado. Aleluya.

Oración después de la comunión

Padre, concede la vida eterna a quienes saciaste en esta mesa celestial, en la que santa Catalina encontró también el alimento temporal. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jueves 30 de Abril de 2015


Misa a elección:

Jueves IV de Pascua. Blanco
San Pío V, papa. Memoria libre. Blanco

Michele Ghisleri nació en la provincia de Alessandria (Italia) en 1504. Fue elegido Papa en 1566 con el nombre de Pío V. Dedicó su pontificado a establecer una sólida vida intraeclesial, cuidando la disciplina del clero, obispos y religiosos. Murió el 1º de mayo de 1572, y en 1712 fue canonizado.

Antífona de entrada          cf. Sal 67, 8-9.20

Señor, cuando saliste al frente de tu pueblo, abriéndole camino y conviviendo con él, tembló la tierra y el cielo dejó caer su lluvia. Aleluya.

Oración colecta     

Dios nuestro, que restauras la naturaleza humana elevándola por encima de su condición original, mira el inefable designio de tu amor y conserva los dones de tu gracia en aquellos que renovaste por medio del bautismo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

O bien:         de san Pío V, papa

Dios nuestro, que en tu providencia confiaste al papa san Pío V la defensa de la fe y la solicitud por el culto divino, te pedimos, por su intercesión, que podamos participar siempre en tus santos misterios con una fe viva y una caridad operante. Por nuestro Señor Jesucristo...

Lectura        Hech 13, 13-25

Lectura de los Hechos de los Apóstoles.

Desde Pafos, donde se embarcaron, Pablo y sus compañeros llegaron a Perge de Panfilia. Juan Marcos se separó y volvió a Jerusalén, pero ellos continuaron su viaje, y de Perge fueron a Antioquía de Pisidia. El sábado entraron en la sinagoga y se sentaron. Después de la lectura de la Ley y de los Profetas, los jefes de la sinagoga les mandaron a decir: “Hermanos, si tienen que dirigir al pueblo alguna exhortación, pueden hablar”. Entonces Pablo se levantó y, pidiendo silencio con un gesto, dijo: “Escúchenme, israelitas y todos los que temen a Dios. El Dios de este Pueblo, el Dios de Israel, eligió a nuestros padres y los convirtió en un gran Pueblo, cuando todavía vivían como extranjeros en Egipto. Luego, con el poder de su brazo, los hizo salir de allí y los cuidó durante cuarenta años en el desierto. Después, en el país de Canaán, destruyó a siete naciones y les dio en posesión sus tierras, al cabo de unos cuatrocientos cincuenta años. A continuación, les dio Jueces hasta el profeta Samuel. Pero ellos pidieron un rey y Dios les dio a Saúl, hijo de Quis, de la tribu de Benjamín, por espacio de cuarenta años. Y cuando Dios desechó a Saúl, les suscitó como rey a David, de quien dio este testimonio: ‘He encontrado en David, el hijo de Jesé, a un hombre conforme a mi corazón que cumplirá siempre mi voluntad’. De la descendencia de David, como lo había prometido, Dios hizo surgir para Israel un Salvador, que es Jesús. Como preparación a su venida, Juan Bautista había predicado un bautismo de penitencia a todo el pueblo de Israel. Y al final de su carrera, Juan decía: ‘Yo no soy el que ustedes creen, pero sepan que después de mí viene Aquel a quien yo no soy digno de desatar las sandalias’”.

Palabra de Dios.

Comentario

Los Apóstoles comenzaron su misión en tierras nuevas, donde predicaron a judíos y paganos. A los primeros, siempre les presentaron la historia de Dios con el pueblo de Israel. Y en esta, Dios que revela su amor y su deseo de convivir con toda la Humanidad.


Salmo 88, 2-3. 21-22. 25. 27

R. ¡Cantaré eternamente tu amor, Señor!

Cantaré eternamente el amor del Señor, proclamaré tu fidelidad por todas las generaciones. Porque tú has dicho: “Mi amor se mantendrá eternamente, mi fidelidad está afianzada en el cielo”. R.

“Encontré a David, mi servidor, y lo ungí con el óleo sagrado, para que mi mano esté siempre con él y mi brazo lo haga poderoso”. R.

Mi fidelidad y mi amor lo acompañarán, su poder crecerá a causa de mi Nombre: Él me dirá: “Tú eres mi padre, mi Dios, mi roca salvadora”. R.

Aleluya        cf. Apoc 1, 5ab

Aleluya. Jesucristo, eres el Testigo fiel, el primero que resucitó de entre los muertos; nos amaste y nos purificaste de nuestros pecados, por medio de tu sangre. Aleluya.

Evangelio     Jn 13, 16-20

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Antes de la fiesta de Pascua, Jesús lavó los pies a sus discípulos, y les dijo: “Les aseguro que el servidor no es más grande que su señor, ni el enviado más grande que el que lo envía. Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican. No lo digo por todos ustedes; yo conozco a los que he elegido. Pero es necesario que se cumpla la Escritura que dice: ‘El que comparte mi pan se volvió contra mí’. Les digo esto desde ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo soy. Les aseguro que el que reciba al que yo envíe me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me envió”.

Palabra del Señor.

Comentario

En este párrafo, se repite el verbo “enviar”. Jesús es enviado del Padre, y todo lo que hace es para manifestar la obra del mismo Padre en este mundo. Y a la vez, Jesús nos envía para testimoniar su obra. En la fidelidad a este obrar, encontraremos nuestra dicha.

Oración sobre las ofrendas        

Lleguen hasta ti, Señor, nuestras oraciones junto con estas ofrendas, para que, purificados por tu gracia, recibamos el sacramento de tu inmensa bondad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión        Mt 28, 20

Yo estaré siempre con ustedes hasta el fin del mundo. Aleluya.

Oración después de la comunión

Dios todopoderoso, que nos haces renacer a la vida eterna por la resurrección de Cristo, concédenos que los sacramentos pascuales den fruto abundante en nosotros, e infunde en nuestros corazones la fuerza de este alimento de salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Liturgia


Aplicaciones móviles