Facebook Twitter Google + YouTube  Argentina   Argentina 
Editorial SAN PABLO
 
Reflexión

Adviento y Navidad | 15 de diciembre de 2011
Celebrando Navidad
Por Celia Escudero

Al acercarse la Navidad  se suele hablar de festejarla, pero nosotros los cristianos debemos celebrarla. El celebrar, con alegría, en paz en comunidad y con la familia, no es solo un buen momento, todo lo que hacemos se funda en un acontecimiento que marcó la historia de la humanidad, y nuestra vida personal,

El Hijo de Dios nació cumpliendo las promesas de Dios, que estaban orientadas a  salvar a los hombres. Nació como cualquier niño,  vivirá treinta años en silencio, y saldrá a cumplir su misión anunciando el Reino de Dios, curando, acercándose a la gente, enseñando el camino que ayuda a los hombres a vivir según el proyecto del Padre. 

Eso significa la Navidad, y para expresarlo, los cristianos desde el principio usaron distintos símbolos. Uno de ellos, la luz, aparece entre los ángeles que anuncian  a los pastores, el acontecimiento. Es la estrella que guía a los personajes que llegan desde lejos a adorar al niño. Y Juan en su evangelio nos dice que la luz brill , pero las tinieblas no la recibieron. Es decir hubo quienes decidieron no seguirlo. Más adelante Jesús dirá de sí mismo “Yo soy  la luz” .  Esa luz, es Jesús que nació en Belén.

Pensemos en las luces con que se adornan nuestras casas, el templo iluminado para celebrar la fiesta de manera especial. Muchos otros objetos que nos hablan de Jesús como luz del mundo que nace para iluminar a los hombres.

Los que tratamos de seguir a Jesús, debemos reflejar esa luz en nuestra vida, ser luz para los demás.  El fue luz por su manera de acercarse a las personas, por su compasión hacia los pobres, enfermos y marginados, por lo que enseñó a los que quisieron escucharlo.

Seremos luz en la medida en que nos esforcemos en vivir como El enseñó, más que por hacer grandes discursos. Seremos luz cuando nuestras palabras, reflejen lo que El enseñó, con humildad, sencillez y amor a todos, sin distinción.

Debemos reflexionar para que nuestros deseos de Feliz Navidad, no sean una fórmula vacía o de simple cortesía, deberían ser el eco de todo lo que significa Jesús para nosotros, desde el mismo momento en que nació.

COMENTARIOS

Liturgia

 
Contacto
Riobamba 230 - C1025ABF
Buenos Aires.
Tel. (011) 5555-2400/2401
Fax (011) 5555-2425
Email: contacto@sanpablo.com.ar

×