Facebook Twitter Google + YouTube  Argentina   Argentina 
Editorial SAN PABLO
 
Reflexión

Actitudes y gestos litúrgicos | 15 de octubre de 2011
Las intenciones de la Misa
Por Celia Escudero

Con frecuencia nos consultan sobre guiones para celebraciones con una intención especial. Para estas ocasiones hay que tener en cuenta algunas cosas. En primer lugar, los guiones de la misa tienen siempre la misma estructura, cuando la intención de la misa es por un acontecimiento familiar, o de algún grupo de la parroquia en especial entre otras. Esta debe ser mencionada explícitamente en la Introducción, sin olvidar plantear el tema de la misa que surge de las lecturas de la Palabra.

Si esa misa con una intención especial, se celebra en domingo, hay que tener muy presente, que lo importante es el Domingo y su tema propio, conforme a las lecturas. Esto no impide mencionar la intención especial del día, para que toda la comunidad pueda rezar por ella. Si la misa se celebra en la semana y no hay una fiesta importante,  se pueden hacer algunas modificaciones, por ejemplo en las lecturas, si es que el sacerdote lo considera oportuno y señala cuales pueden ser los textos que se proclamaran.

La intención especial por la que se celebra la misa, debe ser recogida también en el momento de la oración de los fieles. Hay peticiones que no pueden faltar, rezar por la Iglesia, por los que la presiden y por todos los bautizados del pueblo de Dios. Rezar por los gobernantes, por alguna circunstancia importante del país y del mundo. Luego se pueden hacer una o dos peticiones sobre la intención especial de esa  misa, sobre las personas o el grupo que celebra  un día especial de su vida.

Hay una tendencia, un poco equivocada, a creer que porque se celebra una fiesta familiar, cumpleaños, aniversario, etc. es misa es algo distinto y privativo de esa familia. La misa es una sola y no pertenece a nadie en especial, siempre es una celebración del Pueblo de Dios, de la Iglesia entera. Es la  Iglesia toda la que  se une a la alegría de esa familia y la asume en su oración  más perfecta que es la Eucaristía. Tomemos nota de que muchas veces en la celebración del domingo, se mencionan intenciones de distintas personas, no solo por los difuntos, también de acción de gracias por algo, por un enfermo, por un grupo de la comunidad parroquial que esta en un retiro o se va a un campamento. Esas intenciones son de todos y todos rezamos por ellas. De igual manera todos se unen a nosotros para rezar por ese acontecimiento que por ser de nuestra familia pensamos a veces, que solo nos abarca a nosotros y nuestros amigos.

El hecho de que sea una acontecimiento especial, no quiere decir que haya que introducir en la misa cosas distintas, modificando lo que se hace normalmente. El sentido de la fiesta, lo dan las flores las luces, la alegría de los que participan en la celebración activa y concientemente, con su oración y con su canto. Si se quieren utilizar signos, estos deben formar parte del arreglo del templo, y no se introducen en la celebración en si. Solamente, cuando por alguna razón hay un momento distinto, es el sacerdote el que indica, en que momento y como se ha de realizar.

Tratemos de tener presente que todos somos miembros de una misma Iglesia, que se hace signo, presencia, para el barrio,  en cada comunidad parroquial. Por lo tanto tratemos de contribuir a la construcción de esa comunidad en todo lo que podamos.

COMENTARIOS

Liturgia

 
Contacto
Riobamba 230 - C1025ABF
Buenos Aires.
Tel. (011) 5555-2400/2401
Fax (011) 5555-2425
Email: contacto@sanpablo.com.ar

×