Facebook Twitter Google + YouTube  Argentina   Argentina 
Editorial SAN PABLO
 
La Liturgia Cotidiana

Abril 21, Lunes

Lunes de la Octava de Pascua. Blanco

Esta es una semana especial ya que celebra la Octava de Pascua. Es decir, durante ocho días, celebramos la resurrección del Señor. Son ocho días, pero en realidad es solo uno, es la prolongación del tiempo de la gracia.

Antífona de entrada          cf. Éx 13, 5. 9

El Señor hizo entrar a su pueblo en el país donde abunda la leche y la miel; que la ley del Señor esté siempre en tus labios. Aleluya.

O bien:        

El Señor resucitó de entre los muertos según lo había dicho; alegrémonos y regocijémonos todos, porque él reina para siempre. Aleluya.

Oración colecta     

Dios nuestro, que siempre haces crecer a tu Iglesia dándole nuevos hijos, concédenos la gracia de vivir de acuerdo con la fe que recibimos en el bautismo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.

Lectura        Hech 2, 14. 22-33

Lectura de los Hechos de los apóstoles.

El día de Pentecostés, Pedro poniéndose de pie con los Once, levantó la voz y dijo: “Hombres de Judea y todos los que habitan en Jerusalén, presten atención, porque voy a explicarles lo que ha sucedido. A Jesús de Nazaret, el hombre que Dios acreditó ante ustedes realizando por su intermedio los milagros, prodigios y signos que todos conocen, a ese hombre que había sido entregado conforme al plan y a la previsión de Dios, ustedes lo hicieron morir, clavándolo en la cruz por medio de los infieles. Pero Dios lo resucitó, librándolo de las angustias de la muerte, porque no era posible que ella tuviera dominio sobre él. En efecto, refiriéndose a él, dijo David: ‘Veía sin cesar al Señor delante de mí, porque él está a mi derecha para que yo no vacile. Por eso se alegra mi corazón y mi lengua canta llena de gozo. También mi cuerpo descansará en la esperanza, porque tú no entregarás mi alma al Abismo, ni dejarás que tu servidor sufra la corrupción. Tú me has hecho conocer los caminos de la vida y me llenarás de gozo en tu presencia’. Hermanos, permítanme decirles con toda franqueza que el patriarca David murió y fue sepultado, y su tumba se conserva entre nosotros hasta el día de hoy. Pero como él era profeta, sabía que Dios le había jurado que un descendiente suyo se sentaría en su trono. Por eso previó y anunció la resurrección del Mesías, cuando dijo que ‘no fue entregado al Abismo ni su cuerpo sufrió la corrupción’. A este Jesús, Dios lo resucitó, y todos nosotros somos testigos. Exaltado por el poder de Dios, él recibió del Padre el Espíritu Santo prometido, y lo ha comunicado como ustedes ven y oyen”.

Palabra de Dios.

Comentario

La Resurrección es el signo de que Jesús, ese ser humano-divino, es Señor y Mesías. Dios no ha dejado que la vida intensa y entregada de su Hijo terminara en la muerte. Jesús, como Hijo, canta las palabras gozosas del salmo de David. Con la confianza puesta en que Dios quiere realizar en la humanidad la misma maravilla de la resurrección que realizó en Jesús, también cantamos nosotros.


Salmo 15, 1-2a. 5. 7-11

R. Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti. O bien: Aleluya.

Protégeme, Dios mío, porque me refugio en ti. Yo digo al Señor: “Señor, tú eres mi bien”. El Señor es la parte de mi herencia y mi cáliz, ¡Tú decides mi suerte! R.

Bendeciré al Señor que me aconseja, ¡hasta de noche me instruye mi conciencia! Tengo siempre presente al Señor: Él está a mi lado, nunca vacilaré. R.

Por eso mi corazón se alegra, se regocijan mis entrañas y todo mi ser descansa seguro: porque no me entregarás a la Muerte ni dejarás que tu amigo vea el sepulcro. R.

Me harás conocer el camino de la vida, saciándome de gozo en tu presencia, de felicidad eterna a tu derecha. R.

Aleluya        Sal 117, 24

Aleluya. Este es el día que hizo el Señor: alegrémonos y regocijémonos en él. Aleluya.

Evangelio     Mt 28, 8-15

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo.

Las mujeres, que habían ido al sepulcro, después de oír el anuncio del Ángel, se alejaron rápidamente de allí, atemorizadas pero llenas de alegría, y fueron a dar la noticia a los discípulos. De pronto, Jesús salió a su encuentro y las saludó, diciendo: “Alégrense”. Ellas se acercaron y, abrazándole los pies, se postraron delante de él. Y Jesús les dijo: “No teman; avisen a mis hermanos que vayan a Galilea, y allí me verán”. Mientras ellas se alejaban, algunos guardias fueron a la ciudad para contar a los sumos sacerdotes todo lo que había sucedido. Éstos se reunieron con los ancianos y, de común acuerdo, dieron a los soldados una gran cantidad de dinero, con esta consigna: “Digan así: ‘Sus discípulos vinieron durante la noche y robaron su cuerpo, mientras dormíamos’. Si el asunto llega a oídos del gobernador, nosotros nos encargaremos de apaciguarlo y de evitarles a ustedes cualquier contratiempo”. Ellos recibieron el dinero y cumplieron la consigna. Esta versión se ha difundido entre los judíos hasta el día de hoy.

Palabra del Señor.

Comentario

“El poder de las tinieblas”, como lo llamó Jesús, no ahorra recursos: influencias, contactos, dinero, sobornos, todo vale para lograr sus fines. Pero la Vida no se puede ocultar. Quienes creemos en Jesús, seguiremos proclamando que él está vivo.

Oración sobre las ofrendas        

Recibe con bondad, Señor, los dones de tu pueblo y haz que, renovados por la confesión de tu nombre y por el bautismo, lleguemos a la felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión        Rom 6, 9

Cristo, después de resucitar, no muere más, porque la muerte ya no tiene poder sobre él. Aleluya.

Oración después de la comunión

Señor Dios, derrama con abundancia la gracia del sacramento pascual en nuestras almas, para que nos hagas dignos de tus dones a quienes has llevado por el camino de la salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.










Aplicación Lico WebApp


EvangecoLa Liturgia Cotidiana WebApp, es una aplicación con los textos de la misa de todos los días: lecturas con comentarios y oraciones a disposición de los fieles de todo el mundo. Es un misal diario en la palma de la mano.
También incluye, cuando el calendario litúrgico lo indica, una breve biografía del santoral del día o un comentario sobre la fiesta litúrgica. La tecnología pone en comunión a los creyentes en la Palabra de la Biblia, divina y viva que celebramos diariamente.



Lico Webapp está preparado para acceder desde varios navegadores mobile (Google Chrome recomendado). Acceda a Lico Webapp desde nuestro Mobile Website a través de este enlace http://www.san-pablo.com.ar/lico/ ó ingrese al sector de aplicaciones para usarlo desde su teléfono móvil.

COMO SE USA DESDE UN NAVEGADOR?
Para recorrer la aplicación presione y arrastre el mouse en la pantalla hacia izquierda y derecha para nevegar entre los diferentes días.

1) Ingrese a Lico Web App 2) Presione sobre la pantalla 3) Arrastre hacia donde desee moverse

 

Liturgia

 
Contacto
Riobamba 230 - C1025ABF
Buenos Aires.
Tel. (011) 5555-2400/2401
Fax (011) 5555-2425
Email: contacto@sanpablo.com.ar

×