Facebook Twitter Google + YouTube  Argentina   Argentina 
Editorial SAN PABLO
 
La Liturgia Cotidiana

Abril 17, Jueves

Jueves Santo. Blanco


Misa vespertina de la Cena del Señor

En la Misa Crismal, los sacerdotes de cada diócesis se reúnen con su obispo para renovar sus promesas sacerdotales. Acompañamos con nuestra oración a quienes tienen la tarea de pastorear la Iglesia siguiendo el ejemplo de Jesús, Buen Pastor.


Antífona de entrada          cf. Gál 6, 14

Debemos gloriarnos en la Cruz de nuestro Señor Jesucristo: en él está nuestra salvación, nuestra vida y nuestra resurrección; por él hemos sido salvados y redimidos.


Oración colecta     

Dios nuestro, reunidos para celebrar la santísima Cena en la que tu Hijo unigénito, antes de entregarse a la muerte, confió a la Iglesia el nuevo y eterno sacrificio, banquete pascual de su amor, concédenos que, de tan sublime misterio, brote para nosotros la plenitud del amor y de la vida. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos

1ª Lectura    Éx 12, 1-8. 11-14

Lectura del libro del Éxodo.

El Señor dijo a Moisés y a Aarón en la tierra de Egipto: “Este mes será para ustedes el mes inicial, el primero de los meses del año. Digan a toda la comunidad de Israel: ‘El diez de este mes, consíganse cada uno un animal del ganado menor, uno para cada familia. Si la familia es demasiado reducida para consumir un animal entero, se unirá con la del vecino que viva más cerca de su casa. En la elección del animal tengan en cuenta, además del número de comensales, lo que cada uno come habitualmente. Elijan un animal sin ningún defecto, macho y de un año; podrá ser cordero o cabrito. Deberán guardarlo hasta el catorce de este mes, y a la hora del crepúsculo, lo inmolará toda la asamblea de la comunidad de Israel. Después tomarán un poco de su sangre, y marcarán con ella los dos postes y el dintel de la puerta de las casas donde lo coman. Y esa misma noche comerán la carne asada al fuego, con panes sin levadura y verduras amargas. Deberán comerlo así: ceñidos con un cinturón, calzados con sandalias y con el bastón en la mano. Y lo comerán rápidamente: es la Pascua del Señor. Esa noche yo pasaré por el país de Egipto para exterminar a todos sus primogénitos, tanto hombres como animales, y daré un justo escarmiento a los dioses de Egipto. Yo soy el Señor. La sangre les servirá de señal para indicar las casas donde ustedes estén. Al verla, yo pasaré de largo, y así ustedes se librarán del golpe del Exterminador, cuando yo castigue al país de Egipto. Éste será para ustedes un día memorable y deberán solemnizarlo con una fiesta en honor del Señor. Lo celebrarán a lo largo de las generaciones como una institución perpetua’”.

Palabra de Dios.

Comentario

“La noche del Éxodo señala una fiesta histórica; en realidad la fiesta histórica más importante del mundo. No es una celebración de piadosa memoria, sino un acontecimiento contemporáneo para quienes lo celebramos. Cada generación que celebra permanece unida a la primera generación y a todos los que han celebrado desde entonces” (Martin Buber, Moisés).


Salmo 115, 12-13. 15-16bc. 17-18

R. ¿Con qué pagaré al Señor todo el bien que me hizo?

O bien: El cáliz que bendecimos es la comunión de la Sangre del Señor.

¿Con qué pagaré al Señor todo el bien que me hizo? Alzaré la copa de la salvación e invocaré el nombre del Señor. R.

¡Qué penosa es para el Señor la muerte de sus amigos! Yo, Señor, soy tu servidor, lo mismo que mi madre: por eso rompiste mis cadenas. R.

Te ofreceré un sacrificio de alabanza, e invocaré el nombre del Señor. Cumpliré mis votos al Señor, en presencia de todo su pueblo. R.

2ª Lectura    1Cor 11, 23-26

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los cristianos de Corinto.

Hermanos: Lo que yo recibí del Señor, y a mi vez les he transmitido, es lo siguiente: El Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó el pan, dio gracias, lo partió y dijo: “Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía”. De la misma manera, después de cenar, tomó la copa, diciendo: “Esta copa es la Nueva Alianza que se sella con mi Sangre. Siempre que la beban, háganlo en memoria mía”. Y así, siempre que coman este pan y beban esta copa, proclamarán la muerte del Señor hasta que él vuelva.

Palabra de Dios.

Comentario

La carta, escrita probablemente alrededor del año 55 d.C., es un testimonio de esta práctica que recibe diversos nombres: Eucaristía, Cena del Señor, Fracción del Pan, Misa. Desde sus inicios, la Iglesia tuvo como celebración central dentro de la semana esta memoria de la última cena comunitaria de Jesús. Somos parte de esta tradición que no se ha roto, porque muchos creyentes antes que nosotros la han conservado aun en medio de las persecuciones y las hostilidades. Y se conservará hasta que el Señor vuelva.


Aclamación   Jn 13, 34

“Les doy un mandamiento nuevo: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado”, dice el Señor.

Evangelio     Jn 13, 1-15

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan.

Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre, él, que había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el fin. Durante la Cena, cuando el demonio ya había inspirado a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarlo, sabiendo Jesús que el Padre había puesto todo en sus manos y que él había venido de Dios y volvía a Dios, se levantó de la mesa, se sacó el manto y tomando una toalla se la ató a la cintura. Luego echó agua en un recipiente y empezó a lavar los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura. Cuando se acercó a Simón Pedro, éste le dijo: “¿Tú, Señor, me vas a lavar los pies a mí?”. Jesús le respondió: “No puedes comprender ahora lo que estoy haciendo, pero después lo comprenderás”. “No, le dijo Pedro, ¡tú jamás me lavarás los pies a mí!”. Jesús le respondió: “Si yo no te lavo, no podrás compartir mi suerte”. “Entonces, Señor, le dijo Simón Pedro, ¡no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza!”. Jesús le dijo: “El que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque está completamente limpio. Ustedes también están limpios, aunque no todos”. Él sabía quién lo iba a entregar, y por eso había dicho: “No todos ustedes están limpios”. Después de haberles lavado los pies, se puso el manto, volvió a la mesa y les dijo: “¿Comprenden lo que acabo de hacer con ustedes? Ustedes me llaman Maestro y Señor, y tienen razón, porque lo soy. Si yo, que soy el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros. Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes”.

Palabra del Señor.

Comentario

La mesa compartida es la ocasión para que las vidas se revelen. La vida de Jesús es puro amor, y así lo será hasta el final, amando con el servicio humilde y cariñoso. Nuestras misas también son reveladoras de la vida de nuestra comunidad. Pueden ser solamente un rito externo, o verdadera expresión de una comunidad que se ama. Si es así, este amor se extenderá fuera de la celebración, cuando salgamos al encuentro de aquel que está esperando el servicio y el gesto cariñoso que dignifique su vida.

Oración sobre las ofrendas        

Concédenos, Señor, participar dignamente de estos misterios, pues cada vez que celebramos el memorial del sacrificio de tu Hijo, se realiza la obra de nuestra redención. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Antífona de comunión        cf. 1Cor 11, 24-25

Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Esta copa es la nueva alianza que se sella con mi Sangre. Siempre que beban de ella, háganlo en memoria mía.

Oración después de la comunión

Dios todopoderoso, te pedimos que, así como somos alimentados en esta vida con la Cena pascual de tu Hijo, también merezcamos ser saciados en el banquete eterno. Por Jesucristo, nuestro Señor.










Aplicación Lico WebApp


EvangecoLa Liturgia Cotidiana WebApp, es una aplicación con los textos de la misa de todos los días: lecturas con comentarios y oraciones a disposición de los fieles de todo el mundo. Es un misal diario en la palma de la mano.
También incluye, cuando el calendario litúrgico lo indica, una breve biografía del santoral del día o un comentario sobre la fiesta litúrgica. La tecnología pone en comunión a los creyentes en la Palabra de la Biblia, divina y viva que celebramos diariamente.



Lico Webapp está preparado para acceder desde varios navegadores mobile (Google Chrome recomendado). Acceda a Lico Webapp desde nuestro Mobile Website a través de este enlace http://www.san-pablo.com.ar/lico/ ó ingrese al sector de aplicaciones para usarlo desde su teléfono móvil.

COMO SE USA DESDE UN NAVEGADOR?
Para recorrer la aplicación presione y arrastre el mouse en la pantalla hacia izquierda y derecha para nevegar entre los diferentes días.

1) Ingrese a Lico Web App 2) Presione sobre la pantalla 3) Arrastre hacia donde desee moverse

 

Liturgia

 
Contacto
Riobamba 230 - C1025ABF
Buenos Aires.
Tel. (011) 5555-2400/2401
Fax (011) 5555-2425
Email: contacto@sanpablo.com.ar

×